sábado, 5 de enero de 2008

Monumento a Pepa Flores

Todos mis plácemes para esta gran mujer. En verdad me sumo a la iniciativa para erigirle un monumento. Obviando su etapa cinematográfica infantil y adolescente, productos absurdos de una época en la que imperaban las insoportables modas de los niños prodigios (etapa política-socio-cultural de mal recuerdo, dado el imperante régimen dictatorial y fascista de Franco), Marisol, no hay que tomárselo en cuenta, encandiló a un mundo infantil español que, al igual que hoy, tan sólo estaba preparado para fagocitar subproductos, fueran del tipo que fueran. Marisol supo madurar, convertirse en un ser admirable, y dejarnos para el recuerdo cinéfilo, por lo menos dos interpretaciones antológicas en ”Los días del Pasado” y en la serie televisiva ”Mariana Pineda” Pudo haber sido (o más bien, lo fue) nuestra Julie Christie, pero prefirió dejar atrás los oropeles cinematográficos que tanto la habían machacado y explotado, hastiada quizás de críticas ponzoñosas y despiadadas, tras su gran ”Mariana”. Y aunque con gran dolor por mi parte, pues reconozco que aún tenía mucho que ofrecernos, me descubro ante ella y ante tan audaz como inteligente decisión. ¡Chapeau! inolvidable y maravillosa Pepa Flores, ejemplo de integridad artística sin ánimo de promoción como han habido pocos en este país de ”Pes” ”Banderillas” y ”Veguistas” ansiosos de chupar revistas, anuncios y bodrios a mansalva.

¡Exigimos ese monumento a Pepa Flores ya!

Enlaces adicionales: IMDB (EN)